Venezolana de Proyectos de Tecnologías de la Información VPTI

La e-Volución en TI

VPTI

Steve Jobs: El Creador de la manzana que todos debemos morder

Por Jose Manuel Estrada Albizu | 07 Oct. 2011, 12:32:26 AM | Archivado en: Personalidades

¿Qué tan extroardinario debe ser un ser humano para que alguien como yo, que solo lo ha visto quizás en una ocasión por televisión, sienta la sensación más parecida al vacío, luego de leer en Facebook, por mera casualidad en la madrugada del 6 de octubre, la nota de su pérdida? ¿Seré acaso una persona sensible que padece por todos los males de la humanidad o acaso tendré la buena o mala fortuna de conocer, conscientemente, el valor y significado de esta persona para nuestro tiempo? Es posible que un poco de ambas razones.

Steven Paul "Steve" Jobs, empresario de la computación e inventor norteamericano, co-fundador, presidente y director ejecutivo de Apple, Inc., empresa de la cual fue despedido a mediados de los ochenta y recibido nuevamente por la puerta ancha a mediados de los 90, “universitarius interruptus” y budista de religión, dejó de compartir nuestro universo el pasado 5 de octubre, para viajar a quién sabe qué “nube” o qué otro universo paralelo, quizás en compañía de quienes han cambiado el mundo en su tiempo, desafiando todo en pro del progreso de la humanidad, la innovación, la creatividad, la genialidad y lo bien hecho.

Steve nació en 1955 en la ciudad de San Francisco. En el 69, Estados Unidos vive el primer Woodstock, el niño Steve tiene la mágica edad de 12 años, momentos en la vida de cada quien donde es peligroso exponerse a la buena música, pues las secuelas son para siempre; en lo personal creo que la exposición fue inevitable, de lo contrario hubiera creado portaaviones y bombas nucleares dirigidas a control remoto en lugar de deleitarnos con todas las maravillas tecnológicas pensadas para quienes respiramos música. ¿O me equivoco?

Jobs se las vió bien negras durante su época escolar. ¿Dónde habré escuchado eso antes? Frecuentó lecturas después de clases en la compañía Hewlett-Packard, en Palo Alto, California, donde fue luego contratado para trabajar con Steve Wozniak como empleado de verano (al parecer, hay algo especial con los “Steve”). Pero lo realmente extraordinario de su adolescencia fueron los duros acontecimientos que decidió afrontar, quizás como producto del coraje o la inmadurez fabulosa que solo tenemos oportunidad y privilegio de experimentar durante nuestros meros inicios, cuando en nuestra mente sobra espacio para llenar y decidimos seguir el camino de lo no convencional. Cosa que lamentablemente la mayoría no hace.

Reed College, Portland, OregnOtro que abandona el primer semestre de la universidad (¿El nombre de Mark Zuckerverg significa algo para ustedes?). Steve Jobs continuó asistiendo como oyente a clases en el Reed College de Portland, Oregón. Lean bien, durmiendo en el piso de los dormitorios de sus amigos, retornando botellas de Coca-Cola por dinero para comida y recibiendo comidas gratis semanales en el templo local Hare Krishna. En palabras de Steve Jobs, “Si nunca hubiera asistido a ese único curso de caligrafía en la universidad, la Mac nunca habría tenido múltiples tipografías o fuentes proporcionalmente espaciadas”. Si alguno de ustedes tiene hijos pequeños y logra captar aunque sea a medias lo que acabo de escribir en este párrafo, sabrá que no necesitará disciplinarlos, sino todo lo contrario.

Trabajando como técnico en 1974 en Atari, la popular compañía de video juegos, Steve Jobs logra ahorrar lo suficiente para realizar su retiro espiritual a la India, en compañía de Daniel Kottke, quien posteriormente se convertiría en el primer empleado de Apple. Visita al Neem Karoli Baba en su Kainchi Ashram (o lo que sea que eso signifique en la India) en la búsqueda de la iluminación espiritual... y vaya que lo iluminaron.

Jobs regresó a norteamérica como budista, con su cabeza rapada y vistiendo según la cultura tradicional indú. Lo próximo fue literalmente un “tripeo psicodélico”, durante el cual Jobs experimentó con LSD lo que llamó “una de las dos o tres cosas más importantes que he hecho en mi vida”; totalmente comprensible que no haya podido precisar mejor. Más tarde dijo que las personas a su alrededor que no compartieron sus raíces contraculturales no podrían relacionarse del todo con su forma de pensar. Algunos científicos creen que durante los estados meditativos que conducen a la experiencia subjetiva de iluminación, estos son realmente cambios físicos en el cerebro.

Cualquiera sea la creencia religiosa o las teorías científicas, es un hecho que las personas que han buscado la “iluminación”, indistintamente de la forma de estimulación experimentada, han resultado destacar notablemente en su entorno. Entre este selecto grupo de personas, se encuentran escritores, artistas, filósofos e incluso científicos y empresarios, como es el caso de nuestro honrado Steve Jobs. Conviene preguntarle a Google por temas como “iluminación espiritual”. Seguramente más de uno dejará escapar una risita con expresión de incredulidad, es por ello que solo habrá un Steve Jobs, mediten un poco sobre eso.

Fundación de Apple Computer

Steve Wozniak y Steve JobsEn 1976, la era de las tecnologías de la información estaba pariendo un corazón, aunque fue un parto dificil fue sin dudas un gigantesco y saludable corazón en el tiempo. Los “Steve” (Jobs y Wozniak) y Ronald Wayne fundaron Apple, con el financiamiento del entonces semi-retirado gerente de mercadeo de producto de Intel, ingeniero A.C. “Mike” Markkula Jr. Jobs y Wozniak habían sido amigos por varios años, desde 1971, cuando fueron presentados por Bill Fernández, un amigo mutuo, no precisamente de Facebook. Jobs consiguió interesar a Wozniak en el ensamblado y la venta de computadoras. A medida que Apple se expandía, la compañía comenzó la búsqueda de un experimentado ejecutivo que ayudara a gerenciar su expansión.

En 1978, Apple reclutó a Mike Scott, de National Semiconductor, para servir como director ejecutivo (CEO) para los que resultaron ser varios años turbulentos. En 1983 sucedió uno de esos acontecimientos claves en el destino de una persona; Steve Jobs trae como director ejecutivo de Apple a su propio futuro verdugo, quien se encargaría unos años después de despedirlo de la propia compañía que co-fundara. Nos referimos a John Sculley, que venía desde Pepsi-Cola para reemplazar a Mike Scott. Para incentivarlo, Jobs le preguntó, literalmente, “¿Quiéres pasar el resto de tu vida vendiendo agua azucarada o quieres venir conmigo y cambiar el mundo?”. Vaya que funcionó la pregunta y vaya que hubieron giros inesperados en Apple, que para el año siguiente, sacaba al aire un comercial de televisión en el Super Tazón titulado “1984”.

En 1984, Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton and Michael Biehn impresionaban al mundo con el estreno de El Exterminador, pero antes de eso, el 24 de enero, un emocionado Steve Jobs se anticipaba a la rebelión de las máquinas presentando a la Macintosh frente a una alocada y entusiasta audiencia, en la reunión anual de accionistas de Apple; la escena fue descrita por Andy Hertzfeld como un “pandemonio”. La Macintosh se convirtió en la primera computadora pequeña comercialmente exitosa, con interfaz gráfica de usuario. El desarrollo de la Mac fue iniciado por Jef Raskin y eventualmente pasó a cargo de Jobs.

Para finales de 1984, la industria de las computadoras sufría una baja en las ventas. Mientras que Steve Jobs era un persuasivo y carismático director para Apple, algunos de sus empleados para la época lo habían descrito como un gerente errático y temperamental. ¿Quién no actúa errática y temperalmente en tiempos de crisis? ¿No es acaso el ensayo y error la maniobra a seguir en tiempos inciertos frente a la posibilidad de no hacer nada? ¿Acaso no somos vencedores en tiempos difíciles tan solo por crear ideas y tener el coraje y el entusiasmo de ponerlas en práctica? Naturalmente, existen quienes prefieren usar al mundo como una “sala de espera”, pero seguramente ese no fue el caso de Steve Jobs.

La crisis en la industria provocó un deterioro en la relación de trabajo entre Jobs y Sculley. Para finales de mayo de 1985, seguido de una lucha interna de poder y un anuncio de significativos despidos por decepciones en las ventas, Sculley relevó a Jobs de sus funciones como cabeza de la división Macintosh. Steve Jobs afirmó que su despido de Apple fue lo mejor que podría haberle sucedido; “La pesadez de ser exitoso fue reemplazada por la iluminación de ser un principiante otra vez, menos seguro de todo. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida.".

NeXT Computer

NeXT Computer fue fundada por Steve Jobs en 1985, luego de dejar Apple. Esta no fue una iniciativa muy lucrativa en sus inicios. Casi sin dinero y sin productos a la vista, Jobs atrajo la atención del billonario Ross Perot, quien invirtió significativamente en la compañía. Las estaciones de trabajo NeXT fueron lanzadas por primera vez en 1990, a precios bastante altos. NeXT era tecnológicamente avanzada, pero fue rechazada en gran parte por el sector educativo, diseñado para bajos costos. NeXT fue conocida por sus capacidades técnicas, entre las que destacaron su sistema de desarrollo de software orientado a objetos. Jobs mercadeó la NeXT orientada hacia las comunidades financieras, científicas y académicas, resaltando sus nuevas tecnologías innovadoras y experimentales, como el Mach kernel, el circuito integrado de procesador de señales digitales y el puerto de Ethernet integrado.

Una segunda generación de NeXTcube fue lanzada también en 1990. Fue promocionada por Jobs como la primera computadora interpersonal que podría reemplazar a la computadora personal con su sistema multimedia de correo-e NeXTMail, haciendo uso de voz, imagen, gráficos y video. “La computación interpersonal va a revolucionar las comunicaciones humanas y el trabajo en grupo.”, diría Jobs a la prensa. NeXTMail fue uno de los primeros en ofrecer soporte para gráficos y audio “clickeables” y visibles universalmente, integrados dentro del correo-e.

Steve Jobs se obsesionó por la perfección estética de la NeXT, diría que fue una obsesión que lo acompañó durante toda la vida. ¿Quién no adora la belleza de los productos de Apple? Esto puso una tensión considerable sobre la división de hardware de NeXT que contribuyó, conjuntamente con la baja en las ventas de equipos, a la transición total de NeXT hacia el desarrollo de software con el lanzamiento de NeXTSTEP/Intel. La compañía reportó entonces su primer millón de dolares en ganancias en 1994. Para 1996, NeXT Software, Inc., lanzó WebObjects, un framework para desarrollo de aplicaciones web, utilizado posteriormente para construir y ejecutar la Apple Store, los servicios MobileMe y la iTunes Store, luego de la adquisición de NeXT por Apple, Inc. en el año 1997.

Pixar y Disney

WALL-E y EvaY Dios creó a Pixar… Inicialmente llamada The Graphics Group, Pixar fue comprada por Jobs (a Dios gracias) a la división de gráficos computarizados de Lucasfilm. ¿Qué niño entre los 14 meses y los 34 años de edad, es decir, yo, no conoce a Nemo o a Doris con su lenguaje cetaseum; Woody o Buzz Lightyear; Boo o a Mike Wazosky, ¡Waaaall-e! o a ¡Eeeevaa! ¡Eeeevaa!, Elastic Girl o Mr. Increíble? Gracias, Steve, realmente te la comiste.

La nueva compañía Pixar fue inicialmente concebida para desarrollar hardware de gráficos de alta calidad. Después de años de ausencia de ganancias vendiendo la Pixar Image Computer, se firmó un contrato con Disney (a Dios gracias) para producir un número de películas animadas por computadora, que Disney co-financiaría y distribuiría.

Toy Story, la primera película producida por la asociación en el año 1995, fue aclamada por la crítica y trajo fama al estudio. Por los próximos 15 años, bajo la batuta del director creativo de Pixar, John Lasseter, la compañía produciría una seria de maravillas que nos ha mantenido a padres y a hijos compartiendo cotufas, refrescos y golosinas frente a pantallas de distintos formatos y tamaños. Buscando a Nemo, Los Increíbles, Ratatouille, WALL-E, Up y Toy Story 3 recibieron cada una el Oscar a la Mejor Película Animada, un reconocimiento introducido en el año 2001.

Steve Jobs se convirtió, el 24 de enero de 2006, en el accionista individual más grande de The Walt Disney Company (me pregunto qué habría pensado Sculley), luego del anuncio por parte de Jobs y Bob Iger sobre la decisión de Disney para la compra de Pixar en su totalidad, en una transacción valorada en 7,4 billones de dólares. Iger era para el momento director ejecutivo de Disney y salvador de las relaciones entre esta última y Pixar. El cierre de la operación le otorgaría a Jobs una participación aproximada del 7% de la compañía, cuando miembros de la familia Disney no superaban individualmente el 2%. Steve Jobs se unió a la junta directiva de la empresa y ayudó, además, en la supervisión de los negocios de animación combinados de Disney y Pixar con un puesto en un comité especial de seis personas.

El Señor de la Manzana: El Retorno del Rey

Steve Jobs y el iPhoneA finales de 1996, con la adquisición de NeXT por parte de Apple, Aragorn... disculpen, Steve Jobs regresa a la compañía que co-fundara años atrás y se convirtió en director de facto. Fue formalmente nombrado director ejecutivo interino en septiembre de 1997 y en 1998, para concentrar los esfuerzos de Apple en el retorno de su rentabilidad, Steve Jobs terminó una serie de proyectos como Newton, Cyberdog y OpenDoc. Jobs cambió además el programa de licenciamiento para clones de Macintosh, haciendo sumamente costoso para los fabricantes la continuidad de la fabricación de máquinas.

NeXT trajo la verdadera magia a Apple. Mucha de la tecnología de NeXT encontró su camino hacia los productos de Apple, más notablemente NeXTSTEP, el cual evolucionó para convertirse en Mac OS X. La introducción de la iMac y otros nuevos productos, bajo la guía de Jobs, trajeron significativos incrementos de las ventas para la compañía. Desde entonces, hablar de productos Apple significa diseños atractivos y poderosa marca. Durante la 2000 Macworld Expo, Jobs oficialmente se convierte en director ejecutivo (CEO) permanente de Apple y para la época, bromeaba autoadjudicándose el título de “iCEO”.

La compañía subsecuentemente se ramificó. Introduciendo y mejorando otros artefactos digitales. Incursiona en el mercado del consumo electrónico y la distribución de música (a Dios gracias) con la introducción del reproductor de música portátil iPod, el software de música digital iTunes y la iTunes Store. En junio de 2007, Apple entró al negocio de la telefonía celular (a Dios gracias) con la introducción del iPhone, una obra de arte con múltiple pantalla táctil que incluía además características del iPod y con su propio navegador web móvil. revolucionando la escena de la navegación web en dispositivos móviles. Ni hablar de la línea de productos de computación actual de Apple.

A pesar de la inevitable tristeza que el momento actual nos transmite, debemos celebrar el hecho de que la humanidad haya podido contar con un ser humano como Steve Jobs, aplaudir en nuestro interior en reconocimiento a quien apostó siempre por la belleza y lo bien hecho, lo innovador y lo funcional, a quien siempre estuvo 100 pasos delante de nuestros propios anhelos para permitirnos hacer realidad los sueños aún por venir.

Que todos los seres humanos en el mundo muerdan sin titubear la manzana del conocimiento y las tecnologías. Bon voyage, Steve!

Conclusiones

La humanidad ha sido históricamente testigo de la trágica o temprana desaparición de varios de sus hijos prodigios. Steve Jobs, co-fundador de Apple y extroardinario visionario, se une al grupo de los que ya son sumamente extrañados y respetados. Deja detrás una bella familia y un legado invaluable que todos debemos aprovechar, pues los proyectos impulsados o bajo la dirección de Jobs, han sido especialmente diseñados para una mejor calidad de vida y el máximo aprovechamiento de las tecnologías de la información.

Comparte este artículo